Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-ShareAlike 2.5 Generic License. " Abejita Payoya "

lunes, 3 de noviembre de 2014

NECESIDADES ALIMENTICIAS DE LA COLMENA SEGÚN LAS ESTACIONES.


MANEJO DE OTOÑADA
Después de la mielada de verano, en los inicios del otoño, con las alzas melarias con reserva suficiente para pasar el invierno, la reina comienza a disminuir la intensidad de la postura y simultáneamente van muriendo las abejas viejas agotadas por la ardua tarea del pecoreo intensivo del verano. A medida que disminuye el trabajo de pecoreo, también disminuye la actividad de las nodrizas que ya no tienen que alimentar tanta cría. El desgaste de proteínas corporales disminuye y se acumula en las abejas nuevas, que a medida que no tienen que alimentar mas larvas van adquiriendo mayor fortaleza y dotación de reservas adiposas y proteicas que redundarán en una mayor longevidad de las mismas. Ya se trató este tema en varias oportunidades. Aquí trataré de analizar cual es el mejor manejo para lograr que esas abejas longevas sean de una óptima calidad y así puedan llegar a la primavera siguiente en condiciones de alimentar con jalea real a las nuevas crías.

Las larvas son alimentadas con una ración de jalea real los tres primeros días y después con una dieta rica en proteínas hecha con polen, jalea y miel, pero después de que nacen las abejas todavía necesitan una alimentación con alto contenido proteico provisto por el polen que utilizan en su alimentación. Es evidente que tanto la nutrición de las nodrizas que alimentan las larvas que se transformarán en las abejas longevas, como la alimentación de estas, hasta llegar a la etapa de abejas adultas, es de vital importancia para un correcto despegue primaveral.

Se dijo también que las abejas acumulan poco polen, apenas para unos pocos días, pero acumulan proteínas en forma de proteínas corporales, de allí la importancia de la alimentación de otoño. Una buena alimentación significa una buena invernada y buen despegue primaveral.

Es evidente que para pasar el invierno y por sobre todo para cumplir con la agotadora tarea de reiniciar el ciclo de reproducción primaveral se requiere de gran cantidad de reservas energéticas que en la colmena se la encuentra en forma de miel.

Una buena nutrición es muy importante para una buena invernada, pero si se descuida el aspecto sanitario y la colonia se infesta con nosemosis, por mas reservas que le dejemos a la colonia, esta no va a poder desarrollarse en la primavera o lo que seria lo mismo, una tasa alta de infesta de varroa puede producir la pérdida de la colonia por debilitamiento de las abejas o por el efecto de enfermedades asociadas a varroa como son las virosis.

La varroa se debe controlar si la tasa de infesta es alta y lo justifica y para evitar la nosemosis debemos colocar a las colmenas en lugares soleados y con buena ventilación. Dotando a las colmenas de buena ventilación interna que elimina la humedad producto de la combustión de la miel que consumen.


Resumiendo:
Para una buena invernada se debe asegurar una buena alimentación proteica de todos los ciclos de vida de las abejas a fin de dotarlas de una buena tasa de proteína corporal. Es muy probable que no sea una mala inversión aportar suplemento proteico o sustitutos de polen a las colmenas en el periodo otoñal a fin de asegurar una muy buena nutrición de las abejas longevas.

Se debe dejar como mínimo un alza de miel de reserva y así mismo revisar las colmenas en la pre-primavera a fin de asegurar que a ninguna le falte alimentación calórica.

Se debe hacer un testeo de la prevalencia de varroa y si fuera necesario, hacer un tratamiento.

Dejar suficiente espacio para ventilar la colmena por dentro. Puede ser de gran utilidad dejar las alzas vacías sobre la colmena para que las cuiden de las polillas y a su vez que aporten espacio para la correcta ventilación de la colonia.

Colocar las colmenas en lugares soleados y ventilados.

Las piqueras, si no hay pillaje se pueden dejar abiertas y así las mismas abejas cerrarán con propóleos la entrada de tal forma que la proteja pero permita la correcta ventilación.

Por ninguna razón invernar colonias débiles.

Si son colonias venidas a menos después de la cosecha y que no se recuperan se las puede fusionar con núcleos con reinas nuevas y en un solo paso, cambiamos la reina y fortalecemos la colonia. Para fusionarlas se coloca a las dos colonias juntas con las piqueras en sentido opuestos, y después de un par de días se elimina la reina venida a menos y se las junta sin mas tramite que colocar los cuadros de cría al medio y las reservas a los costados. Sin anestesia y jamás tendrán problemas si la reina del núcleo tiene mas de un mes de postura.

Es muy importante disponer siempre de panales con miel para asistir a las colonias que se fusionaron.
Para mí las premisas para una buena invernada son: Buena ventilación interna, abundantes reservas energéticas (miel), buenas reservas de proteínas (corporales), colmenas bien soleadas, ventiladas y una sanidad asegurada..

Fuente:
Orlando Valega
Productor apícola de Apícola Don Guillermo
Email: apicoladonguillermo@yahoo.com.ar

martes, 14 de octubre de 2014

Eres mas pesado, que un tabarro..Los avispones..

Pueden matar cuarenta abejas por minuto. Una pequeña banda puede devastar una colonia entera de abeja dejando a miles de cabezas y alas cortadas a su paso. Son los avispones del infierno!

¡Pero no les teman!! tabarros a habido siempre.




sábado, 11 de octubre de 2014

Hambre de Proteínas en Otoño ¿Cómo Evitarlo?. Y vamos a por 5.000 paginas vistas.Gracias por mostrar interes..

Con suplementos proteicos y tratamientos oportunos contra varroa 
“Siempre que haga falta” 
Por Orlando Valega de “Apícola Don Guillermo” 
Correo: apicoladonguillermo@yahoo.com.
 Introducción: 
Es un hecho que la capacidad para invernar saludablemente y de volver a reiniciar
vigorosamente el ciclo primaveral es directamente proporcional a la calidad de la
alimentación que la abeja reciba durante el otoño y de un correcto control de varroa.
Las abejas mantienen reservas proteicas a partir del polen de dos formas: Como pan de 
abejas en los panales y como proteína corporal en el tejido adiposo del abdomen de la 
abeja.

Una buena nutrición en la etapa larvaria y no tener que amamantar la cría nueva le 
permite alargar la vida a la abeja hasta en 6 meses en invierno (abeja longeva) y el 
consumo de pólenes de calidad en la etapa juvenil; la capacitará para amamantar las 
nuevas generaciones de primavera.
La naturaleza no siempre provee de pólenes de calidad y si estos son deficientes o 
escasos; las larvas no recibirán una adecuada nutrición lo que acortará 
considerablemente la vida de la abeja adulta y a su vez por desnutrición, quedará 
expuesta a contraer enfermedades. 
La detección de estas fases serían aplicables en general para toda la etapa de desarrollo 
de la colonia, cuando la reina está en plena postura. Pero; cuando la abeja se prepara 
para invernar: 
1- Primero cesa la postura de huevos para zánganos, 
2- Después comienza a bajar la postura de huevos para obrera y; 
3- Simultáneamente baja el consumo de polen y por lógica consecuencia el ingreso del 
mismo hasta que en algunas razas cesa por completo.

 Todo esto es normal. Orlando Valega 

La diferencia estaría en la cría y el polen acumulado en los panales: 
Alto ingreso de polen con mucha cría y poca acumulación en los panales sería un 
síntoma de buen polen y buena reina, 
Pero un alto ingreso de polen con poca cría y mucha acumulación en los panales (**) 
podría indicar que el polen no es bueno.(***) 

Resumiendo: 
1- Las abejas recolectan preferentemente pólenes de calidad y variado. El hecho de 
que tenga un color homogéneo no significa que sea de una misma especie. La 
mayoría de las pelotitas de pólenes observados al microscopio provienen por lo 
menos de 5 a 7 especies distintas. “Julio Cesar Díaz”. 
2- En la fase larvaria es cuando queda determinada la cantidad de tejido de reserva 
que acumulará la abeja, tejido que compone la proteína corporal. Gómez Pajuelo 
3- En caso de falta de polen o de polen de calidad las abejas recolectan mayor 
cantidad y hasta llegan a traer otros polvos harina, polenta, pienso para ganado, 
Etc. Antonio Gómez Pajuelo. 
4- El polen almacenado durante el otoño tiene escaso valor nutritivo para las abejas 
que invernan. Las reservas de proteínas están en su propio organismo en forma 
de proteínas corporales y no en el polen acumulado ya que las abejas lo juntan 
para los requerimientos de 5 o 6 días nada mas. Vet. Mariano Vidal, Técnico de 
COSAR Coop. Lim. Y el Ing. Enrrique Bedascarrasbure, director del PROAPI 
5- Las abejas al alimentar las crías utilizan parte de sus reservas proteicas pero en 
otoño cuando se corta la cría estas abejas jóvenes, al no tener que alimentar a las 
crías, mantienen las reservas de proteína corporal por mas tiempo lo que le da 
mas longevidad. (Vidal Bedascarrasbure) 
6- La buena alimentación proteica de los primeros 10 días de vida de la abeja es 
imprescindible para una adecuado desarrollo de las glándulas hipo-faringeas, 
glándulas que producirán la jalea real para las crías de primavera .

Correo: apicoladonguillermo@yahoo.com.

lunes, 15 de septiembre de 2014

LA EXTRACCIÓN DE LA MIEL EN LAS COLMENAS MODERNAS.

Utilizamos el término “extracción” porque, en
efecto, sacamos la miel de las celdillas. Dicha miel provendrá
de los panales de la cámara del mismo nombre y no de los
panales oscuros en los que se ha desarrollado la cría porque
aumentaría el contenido de polen en la miel. Otro aspecto a
tener en cuenta es el hecho de que los panales estén bien
sellados con una fina lámina de cera blanca, por lo menos en
sus tres cuartas partes, pues ello es señal de que la miel está
madura y que se va a conservar bien.
• El momento ideal es en verano ya que aún hay flores y se
puede controlar el “pillaje”.
• Es conveniente utilizar el “escape de abejas”, que permite el
paso de abejas desde la cámara de miel a la de cría e impide
el retorno, para que los panales queden libres de abejas.
Este artilugio lo colocaremos la tarde anterior.
• La hora más idónea es de 11 a 15 de un día soleado y sin
viento porque durante ese tiempo la mayor parte de las abejas
están en el campo y los panales estarán casi vacíos.
• Actuar con celeridad, pero evitando los movimientos bruscos.

Lanzar sobre la piquera tres o cuatro bocanadas de humo.
• Retirar el tejadillo y, levantando un poco la tapa interior pero
sin retirarla, dar unos golpes de humo para que las abejas se
atiborren de miel y se retiren a la parte baja de la colmena.
• Retirar los cuadros empezando por la parte izquierda sacando
el primero aunque no tengan miel para que el hueco que

deja nos permita maniobrar con holgura.
• Barrer con el cepillo las abejas que se encuentren en los
panales que vamos a retirar.
• Terminada la retirada de panales y cerrada la colmena, reduciremos
la piquera y recogeremos los restos de panal que
hayan quedado por el suelo para evitar el pillaje.
Desoperculado :
Ya en la sala de extracción, la primera operación consiste
en quitar los opérculos que cierran las celdillas para permitir la
salida de la miel en el extractor. Para cortar esos opérculos se
emplean varios utensilios: cuchillos especiales de doble filo
que se calientan con agua, cuchillos eléctricos que llevan un
termostato para regular la temperatura, rodillos o peines metálicos
de púas que perforan las celdillas, etc. Para el desoper-
culado a gran escala, existen una máquinas industriales que
llevan una cuchilla rotativa accionada por un motor que corta
los panales de forma rápida, pero su alto precio las hacen poco
rentables en explotaciones de pequeño tamaño.
Extracción:
video
La estrechez de las celdillas y la densidad de la miel impiden
que ésta salga por sí misma, teniendo que recurrir a la
fuerza centrífuga que proporciona un aparato llamado extractor,
que fue inventado por el italiano Hruschka en 1865.
Existen dos tipos de extractores: tangencial y radial. Ambos
se componen de un recipiente cilíndrico de acero inoxidable,
de fondo cónico y tapa movible semicircular. En la parte central
gira un eje accionado por un juego de engranes y una
manivela exterior. Unido al eje va un bastidor con unas cestas
o jaulas en las que se colocan los panales. En la parte más
baja un grifo con cierre de guillotina permite recoger la miel.
El tipo tangencial es más antiguo y se llama así porque las
caras de los panales quedan perpendiculares a los radios del
cilindro. Es el más utilizado para mieles muy densas, por ejemplo
la de brezo o gayuba. El extractor radial es más manejable,
más rápido y de mayor rendimiento. Recibe ese nombre
porque los cuadros van colocados como los radios de una bicicleta.
Hoy día los nuevos modelos, tanto tangenciales como
video
radiales, son accionados por un motor eléctrico provisto de
cambio de marchas progresivo para evitar la rotura de panales.
Filtrado y envasado:
Una vez extraída la miel es necesario filtrarla y decantarla en
recipientes apropiados para quitarle todos los residuos extraños:
partículas de cera, granos de polen, burbujas de aire, etc.

lunes, 25 de agosto de 2014

Llegaron hace unos 300.000 años y se extendieron rápidamente por Europa y África.Las abejas melíferas proceden de Asia y no de África.

El primer análisis global de la variedad genómica de las abejas melíferas (Apis mellifera) ha dado como resultado algunas sorpresas; como que las abejas muestran un nivel sorprendentemente alto de diversidad genética y que la especie se originó en Asia y no en África como se pensaba hasta ahora, según un estudio publicado en «Nature Genetics».
La abeja melífera es de crucial importancia para la humanidad. Un tercio de nuestros alimentos depende de la polinización de frutos y vegetales por las abejas y otros insectos. En los últimos años preocupan las grandes pérdidas que se están produciendo de colonias de abejas, que se enfrentan a amenazas como enfermedades, el cambio climático y malas prácticas. Para combatir estas amenazas es importante entender la historia evolutiva de las abejas y cómo se adaptan a los diferentes ambientes en todo el mundo, dice el estudio.
Matthew Webster, investigador del departamento de Bioquímica y Microbiología de la Universidad de Uppsala, explica: «Hemos utilizado la genómica de alto rendimiento para responder a estas preguntas, y hemos identificado altos niveles de diversidad genética en las abejas. A diferencia de otras especies domésticas, el manejo de las abejas parece haber aumentado la variación genética por la mezcla de abejas de diferentes partes del mundo. Los resultados también pueden indicar que los altos niveles de endogamia no son la causa principal de las pérdidas globales de colonias».
Otro resultado inesperado fue que las abejas melíferas proceden de un antiguo linaje de abejas que anidan en cavidades que llegaron de Asia hace unos 300.000 años y que se extendió rápidamente a través de Europa y África. Hasta ahora, las investigaciones sugerían que las abejas melíferas eran originarias de África. «El árbol de la evolución que se construyó a partir de secuencias del genoma no admite un origen en África, y esto nos da una nueva visión de cómo las abejas se extendieron y se adaptaron a los hábitats en todo el mundo», dice Webster.

Afectados por el cambio climático

En este sentido, el análisis del genoma ha revelado señales que indican que hubo grandes fluctuaciones cíclicas en el tamaño de las poblaciones, que reflejan los patrones históricos de glaciación. Esto indica que históricamente el cambio climático ha afectado fuertemente las poblaciones de abejas. «Las poblaciones de Europa parecen haberse contraído durante las edades de hielo, mientras que las poblaciones africanas se han expandido en esos momentos, lo que sugiere que las condiciones ambientales allí eran más favorables», dice el investigador.
Asimismo, los investigadores también identificaron mutaciones específicas en genes importantes en la adaptación a factores como el clima y los agentes patógenos, incluidos los que participan en la morfología, el comportamiento y la inmunidad innata
Fuente :A. ACOSTA / MADRID
Día 24/08/2014 - 19.18h
 .

viernes, 18 de julio de 2014

Jalea Real en verano??...

  • En primer lugar, es importante destacar que una de las principales propiedades beneficiosas de la jalea real es el hecho de actuar como un complemento alimenticio que aporta una cantidad muy importante de energía. De este modo, ayuda a aumentar la vitalidad y hacer que nos sintamos con más fuerzas para enfrentarnos al día a día.
    Este hecho es destacable en verano, cuando los días son más largos y nuestro organismo necesita reforzar las defensas para soportar el calor. Y es que debemos
    mantener nuestro sistema inmune en óptimas condiciones a través de una alimentación correcta que nos aporte todos los nutrientes necesarios.
    También es cierto que es durante la temporada estival cuando realizamos más actividades, especialmente al aire libre. Y es que el buen tiempo invita a salir a la calle y no parar el todo el día, por lo que gastaremos más energía que en otros días del año y necesitaremos estar más activos y la jalea real resultará un producto muy apropiado para esta época.
    Del mismo modo, si eres madre o padre, en verano también necesitarás dosis extra de vitalidad para seguir el ritmo de tus niños que ahora estarán de vacaciones y no pararán ni un momento. Seguro que querrán pasar el día jugando, en la playa o la piscina, con la bicicleta... de modo que tus defensas deberán estar reforzadas.
    Puedes completar tu alimentación con jalea durante todo el año, aunque lo cierto es que será en verano cuando más necesitarás la activación proporcionada por la jalea real.
    Fuente: http://salud.uncomo.com/articulo/como-te-activa-la-jalea-real-en-verano-27330.html#ixzz37qjCw485
  • martes, 8 de julio de 2014

    (((( Las abejas de la miel ))))

    Créditos de la imagen http://en.wikipedia.org/wiki/Halictus_ligatus
                                        (((( Las abejas de la miel ))))

    • Las abejas fueron estudiadas recientemente por automedicarse, y realizan la tarea como un solo individuo. Al ser atacadas  por el hongo Ascophaera apis , que causa una enfermedad llamada chalkbrood larval, los investigadores de la Universidad Estatal de Carolina del Norte y la Universidad de Minnesota encontraron que las abejas obreras buscaron más propóleos y polen  de lo habitual. Los propóleos, resinas pegajosas,las abejas se alimentan de una variedad de plantas,que son ricas en actividad antimícrobiana. El uso del propóleos en las colmenas redujo las infecciones fúngicas porA. apis .